¿Qué es un criminalista?

Criminalista es una palabra muy usada pero poco conocida en cuanto a verdadero significado. Todos sabemos que un criminalista resuelve una escena del crimen pero ¿cómo lo hace? o ¿por qué es indispensable su presencia en escenas delictivas? Conoce aquí todo lo relacionado al perfil de un criminalista.

También conocido como perito, esta figura está presente en todos los episodios de investigación de un acto delictivo. La razón es que está capacitado con múltiples conocimientos y estrategias de investigación que le permiten llevar a cabo todas sus funciones.

Criminología

Criminalista. Concepto básico.

El término criminalista se refiere al profesional cuya formación académica y científica le permite desenvolverse como auxiliar directo de la justicia. Puede participar en diversas áreas (derecho, medicina, entre otras); siempre que sus conocimientos aporten beneficios a la seguridad. El criminalista es experto en esclarecer los hechos delictivos a través de métodos y análisis de pruebas.

La tarea de un criminalista.

Investigar y aclarar un hecho delictivo puede decirse muy sencillo; sin embargo, este objetivo comprende diversas actividades para el criminalista, en las que se involucran conocimientos científicos, procedimientos y técnicas especializadas.

El criminalista debe recrear los hechos acontecidos, debe demostrar de manera científica y con mucha exactitud lo ocurrido durante el acto criminal, pues debe transmitir certeza en lo que demuestra, y a través de procedimientos minuciosos debe identificar al actor o los actores de tal hecho. Esto supone una tarea extenuante pero satisfactoria al observar los resultados.

Áreas de conocimiento de un criminalista.

El criminalista debe involucrarse en varias áreas del conocimiento que le llevarán a desarrollar de manera efectiva sus funciones. Así tenemos que el licenciado en criminalística debe manejar términos y conceptos de psicología, psiquiatría, derecho penal, sociología, medicina forense, medicina legal, química forense, fotografía, planimetría, informática y además debe conocer y manejar estrategias policiales; entre otros.

¿Dónde puede trabajar un criminalista?

Algunos ejemplos:
– Procuradurías.
– Tribunales Superiores de Justicia.
– Juzgados civiles, familiares, laborales, federales y de paz.
– Centros de readaptación social.
– Fuerzas y cuerpos de seguridad.
– Investigaciones privadas.
– Aseguradoras.
– Universidades (como profesor docente).
– Otros organismos públicos.

¿Por qué necesitar un criminalista?

La importancia de la figura de un criminalista radica en que sus conocimientos especializados permiten aportar todas las evidencias y pruebas científicas que harán que los involucrados en el acto criminal sean juzgados correctamente. Y además, es quien será citado como testimonio de tales hechos para la conclusión de la investigación.

En resumen, el profesional criminalista se vuelve indispensable para afirmar la justicia en la ciudadanía y con ello la confianza en los organismos de seguridad involucrados. Es el criminalista quien actúa desde el principio hasta el final de los hechos, utilizando todo su potencial para dar resolución a los mismos.

Aunque suene parecido y tengan relación, estos términos difieren entre sí. Te explicamos brevemente de qué se trata.

Mientras que el criminalista tiene como objetivo principal esclarecer hechos delictivos a través de métodos científico-prácticos, el criminólogo investiga las causas y motivos que originan tales hechos, es decir, la conducta delictiva.

Por otra parte, el criminalista identifica a las víctimas, los autores y colaboradores del hecho a través de indicios en las escenas. Mientras que el criminólogo estudia la conducta social y humana que lleva a atentar contra la integridad de la sociedad; estudia a la víctima y el victimario con el fin de establecer un patrón conductual.